Extensos bosques de encinas y alcornoques surten a la Dehesa de Jabu de bellotas, hierbas aromáticas y trébol. De esto se alimentan exclusivamente los animales de los que después se obtiene este jamón. La naturaleza es la que condiciona y el resultado es un producto excepcional, donde la mano del hombre interviene en cada proceso de elaboración, siempre de manera artesanal. Porque cada jamón en Jabu es una pieza única.

Mostrando todos los resultados 3