Nuestra Historia

Entre centenarias encinas y alcornoques la vida discurre en silencio, pausada…

La Dehesa, Jabugo, La Sierra de Huelva, crece infinita, y solo se interrumpe por los paisanos que allí trabajan. Cuando el tren llegó a esta comarca, a principios del siglo XX, junto a las vías crecieron antiguos caseríos y viejas posadas, que acogían también las incipientes industrias de productos ibéricos. Era El Repilado, una localidad en el corazón de Jabugo que hoy en día conserva la autenticidad de antaño, la verdad de lo que sus campos ilustran.

En 1982, allí, nacía Jabu una nueva industria de jamones, paletas y embutidos. Fue en 1994 cuando D. Juan José Gómez, a través de su empresa Joselito, adquirió la marca Jabu y su fábrica, la familia había crecido. Un lugar destinado a conservar los oficios.

Desde sus inicios, Jabu ha creído que la forma de hacer las cosas otorga la personalidad a sus piezas y por eso, con la experiencia y el conocimiento de cinco generaciones elabora productos de cerdo ibérico a través de procesos tradicionales en Jabugo. En 2001, Jabu realiza una ampliación con un nuevo edificio y la producción aumenta, siempre manteniendo su método de elaboración tradicional y artesanal.

Hoy en día Jabu, en pleno Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, tiene un único centro de producción en Jabugo, donde controla el proceso de producción al completo, desde el matadero hasta la curación en bodega, siempre con el máximo respeto, cuidado y exigencia. De forma completamente artesanal.

DEHESA

La Dehesa de Jabu también conocida como bosque Mediterráneo, está formada por extensiones de encinas y alcornoques que proporcionan abundancia de bellotas y pastos repletos de hierbas aromáticas.

Para mantener el perfecto equilibrio entre abundancia y calidad, Jabu lleva a cabo un plan de reforestación y regeneración de la dehesa plantando cada año encinas y alcornoques en sus dehesas. Además, cuenta con la certificación PEFC -Certificación de Gestión Forestal Sostenible- que reconoce su compromiso por la conservación medioambiental. Jabu es una empresa responsable, sus productos nacen de la tierra y por ello se acercan a ella con plena conciencia.

cerdos jabugo

ANIMALES

Y detrás de todo, está la genética, Jabu es propietaria de su propia cabaña de cerdos ibéricos. Animales con unas cualidades excepcionales que son seleccionados desde hace décadas.

El cerdo que vive en Jabu tiene una genética única, crece en libertad en La Dehesa. En la época de montanera -de octubre a marzo-, cada uno de los cerdos dispone de dos hectáreas de dehesa para alimentarse de abundantes bellotas y pastos con completa tranquilidad, hasta alcanzar un mínimo de 160 kg.

PROCESO ARTESANAL

A partir de este momento, cada pieza es tratada de forma completamente artesanal.

Jabu es la única industria de cerdo ibérico tradicional que controla todo el proceso productivo desde el matadero hasta la maduración en bodega y solo mediante métodos de elaboración artesanales y naturales. Es un proceso lento, sin prisas, siempre con la naturaleza y el clima como condicionante.

PROCESO ARTESANAL

A partir de este momento, cada pieza es tratada de forma completamente artesanal.

Jabu es la única industria de cerdo ibérico tradicional que controla todo el proceso productivo desde el matadero hasta la maduración en bodega y solo mediante métodos de elaboración artesanales. Es un proceso lento, sin prisas, siempre con la naturaleza y el clima como condicionante.

ANIMALES

Y detrás de todo, está la genética, Jabu es propietaria de su propia cabaña de cerdos ibéricos.

Animales con unas Cualidades excepcionales que son seleccionados desde hace décadas.

El cerdo que vive en Jabu tiene una genética única, crece en libertad en nuestras dehesas. En la época de montanera -de octubre a marzo-, cada uno de los cerdos dispone de dos hectáreas de dehesa para alimentarse de abundantes bellotas y pastos con completa tranquilidad, hasta alcanzar un mínimo de 160 kg.

DEHESA

La Dehesa de Jabu también conocida como bosque Mediterráneo, está formada por extensiones de encinas y alcornoques que proporcionan abundancia de bellotas y pastos repletos de hierbas aromáticas.

Para mantener el perfecto equilibrio entre abundancia y calidad, Jabu planta cada año 80.000 árboles en la dehesa. Además, cuenta con la certificación PEFC -Certificación de Gestión Forestal Sostenible- que reconoce su compromiso por la conservación medioambiental. Jabu es una empresa responsable, sus productos nacen de la tierra y por ello se acercan a ella con plena conciencia.